Los centros de belleza a la conquista del Gran Buenos Aires

Es sabido que la geografía es una de las variables esenciales a la hora de diagramar un plan de negocios. Un profundo análisis de los distintos barrios de tu ciudad aparece como un paso fundamental en el despliegue temprano de un emprendimiento. La idea es ajustar las particularidades del proyecto naciente, el presupuesto de la empresa y otras variables internas, a las condiciones externas, o sea, a la demanda del sitio, conocer cuál es la oferta comercial en la zona, la edad promedio de sus habitantes, etc.

descarga (8)

Naturalmente, estas consideraciones aplican a los emprendimientos en el sector de la belleza, que aquí en la Argentina pueden aprovechar las características del Gran Buenos Aires para dar rienda suelta a sus proyectos. Según este informe publicado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el año 2013, en la Capital Federal se concentra el mayor caudal de emprendimientos comerciales en el área de la belleza. En aquel año, dentro de los límites de CABA se registraron más de 4 mil comercios del sector, como centros de estética, salones y peluquerías. En vista de ello, ¿por qué no aprovechar espacios con menor oferta y, en consecuencia, con una potencial demanda?

Martín Espina abrió en 2015 un centro de belleza y masajes en Villa Ballester, una ciudad ubicada en la zona norte del Gran Buenos Aires. Cuenta que en el plan inicial de su proyecto había restringido la mirada a la Capital Federal, aunque al explorar los barrios que le interesaban, la oferta era mucha en el sector. “Me interesaba Palermo o Barrio Norte, pero cuando comencé la búsqueda de locales ocurría siempre lo mismo: en esa misma cuadra, o tal vez en la siguiente, ya había un centro de belleza. Entonces me decidí a explorar nuevos sitios y llegué a Villa Ballester. Aquí también hay ofertas en el sector, aunque pudimos hacernos de un nombre en la zona y vamos por buen camino”, dice Espina.

Una sub-variable en la elección del punto de venta y/o prestación de servicio es la siguiente: ¿conviene un local a la calle, o instalarse dentro de un centro comercial? Según este repaso publicado en Apertura, se trata de dos modelos que presentan diversas inversiones y estrategias, pues si bien los costos de alquiler son más altos en los centros comerciales (shoppings y ciertas galerías) también suelen ser más altos los ingresos.

Una vez más tomamos un caso de la zona norte del Gran Buenos Aires. En sociedad con Espina, Mariana Estevez instaló un centro de pedicuría en San Martín hace 4 años, y ha optado por un centro comercial de la ciudad en el cual los costos son considerablemente más altos en relación a los locales a la calle. Sin embargo, y en línea con el antes mencionado repaso, dice que la apuesta le ha dado buenos resultados. “Dudamos cuando nos instalamos en un centro comercial, pero los réditos son muy buenos. El boca en boca comenzó a funcionar muy rápido y contamos con un grupo de clientes muy fieles”, cuenta al dar cuenta de la expansión de la firma.

Lo cierto es que la gran extensión del GBA abre paso a una exploración de cientos de ciudades en las cuales un centro de belleza y estética puede encontrar el sitio ideal para su desarrollo. Con una Capital Federal saturada, ¿por qué no buscar nuevos horizontes? Acaso la elección geográfica sea la variable más importante en tu plan de negocios.

May 10th, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *