La calibración, un must para la efectividad en laboratorios

Dicen que el mundo es un pañuelo y en buena medida aquello es una verdad. Pero sin temor a errar el tiro también es válido decir que el mundo es en muchos sentidos inabarcable. Esta lógica aplica al universo que compete a nuestro blog, el de los negocios y los emprendimientos, un terreno en el cual las actividades son múltiples y variopintas. El trabajo en laboratorios de investigación y medicina es una muestra de ello, y es cierto que muchos de sus áreas pueden resultar inaccesibles para los que no participan en el sector. En esta nota proponemos echar un poco de luz sobre una de las operaciones fundamentales en los laboratorios: la calibración de los instrumentos y demás equipos que se emplean en estos establecimientos.

s-l225

Para comenzar, ¿de qué se trata aquel proceso? Consultamos a especialistas del área, quienes nos explicaron que la calibración de equipos de laboratorio se compone de un cúmulo de procesos que permiten establecer en condiciones específicas la correcta correspondencia entre los valores que se indican en instrumentos, equipos y demás sistemas de medida de laboratorio; con los valores conocidos que corresponden a una magnitud de medida o patrón. La calibración también rige para la correspondencia de aquellos patrones con valores representados por una medida materializada o un material de referencia.

También consultamos a los especialistas respecto a cuáles son las causas que llevan a que un equipo de laboratorio deba ser calibrado. ¿Se trata de una exigencia o una tarea que los laboratorios emprenden por cuenta propia? Por un lado, los expertos señalan que existen diversas causas que afectan a los instrumentos como los cambios de temperatura, el denominado estrés mecánico y el envejecimiento de los componentes.

Estos procesos persiguen un fin fundamental: asegurar la trazabilidad de las medidas y apartarse de la desconfianza que comienzan a generar las mediciones en equipos con tiempo de uso. El ajuste se realiza por medio de tablas y curvas de corrección. Durante el proceso de calibración, que como vemos es cardinal para el buen desempeño de los equipos de laboratorio, es menester contar con un equipo de mayor precisión el cual proporciona el valor que es verdadero por convención. Aquel valor se utiliza como parámetro para la comparación de los valores que se indican en el instrumento que está sujeto al proceso que realizan firmas especializadas en esta materia.

Retomando una pregunta que hicimos más arriba, naturalmente la calibración es un servicio que los establecimientos del sector solicitan no sólo cuando detectan fallas en sus equipos; pues también permiten verificar el buen funcionamiento de los mismos, así como estar en línea con los requisitos exigidos en normas de calidad. En este punto, la calibración permite ajustarse a las normativas FDA y GMP, siendo que las empresas que ofrecen este especializado servicio entregan la documentación necesaria para las auditorias nacionales e internacionales.

Vale señalar que el proceso mencionado aplica a diversos elementos que se emplean en laboratorios,  como balanzas, colorímetros, cromatógrafos, refractómetros, conductímetros, y más. Por mencionar uno de los casos, la calibración de conductímetros resulta fundamental para el control en la calidad de las aguas, tarea que realizan diversos laboratorios farmacéuticos, además de industrias del sector alimenticio y químico. A fin de cuentas, una muestra más que sirve para rebatir aquello de que el mundo es un pañuelo. Y si lo fuera, sería uno de veras extenso.

February 7th, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *