La belleza, un negocio rentable: Las claves básicas para emprenderlo

Según señaló el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en este informe del año 2013, en la Capital Federal hay más de 4 mil emprendimientos comerciales inscriptos en el área de la belleza. La cifra crece en forma exponencial a medida que este negocio, compuesto por salones, peluquerías, centros de estética, y otros, mueve cada vez más dinero en el país, postulándose así como un sector de interés para los emprendedores en busca de nuevos negocios. Los márgenes de ganancias son tentadores: una especialista consultada por el sitio Entrepreneur.com señaló que en el mercado mexicano la utilidad de estos negocios es del 50 por ciento, nada mal.

88389-centro-de-estetica-geminis-banner-2

Volviendo al medio local, si acaso has pensado instalar un centro de estética en Buenos Aires lo aconsejable es poner en práctica las acciones usuales para comenzar un emprendimiento con local a la calle: escoger el barrio en base a la oferta y demanda del mismo, en este caso analizar las propuestas de los centros de belleza cercanos, y finalmente adecuar el tipo de servicio que se ofrecerá según los datos recavados. También resulta fundamental tener en claro quiénes serán los clientes del emprendimiento: por lo general, se trata de mujeres mayores de 30 años aunque en los últimos años el espectro de clientes se ha expandido en forma notable siendo que cada vez más hombres se animan a los tratamientos de belleza. Esta expansión es una excelente noticia para el sector, que ya no está acotado al público femenino.

El segmento es amplio también en cuanto a propuestas, y cada una de las opciones ofrece interesantes perspectivas comerciales. En este ámbito amplio es posible ofrecer servicios de peluquería, masajes, depilación, manicuría, tratamientos para la piel, incluyendo algunos especializados para combatir el acné, la celulitis, etc. Aquí surge otra variable que debe observar un emprendedor dispuesto a poner sus fichas en el área: la frecuencia con la que los clientes acuden a los tratamientos. Por mencionar algunos ejemplos, la frecuencia no será la misma en un centro de estética donde se realiza cirugía plástica en Buenos Aires que en un salón en el cual se realizan tratamientos para reducir la celulitis, que por caso exige una serie de sesiones. En tanto, la frecuencia y el tipo de servicio son ítems clave para evaluar la rentabilidad de un negocio de belleza y estética.

Los emprendedores experimentados del área señalan cuán importante es el calendario en su negocio. Ocurre que la asistencia a centros de belleza y estética crece en forma notable cuando se aproximan las estaciones de calor. La lógica es obvia: el deseo de lucir un cuerpo bonito se acrecienta a medida que llega el verano y las vacaciones. De este modo, una buena idea es fijar el régimen de promociones en vista a esta variable. Por ejemplo, siendo que cuando acabe el verano el caudal de clientes puede caer, aquel es un buen momento para ofrecer descuentos, promociones 2×1, y más.

Una buena idea es contratar los servicios de un community manager, un especialista en redes sociales que, si ejerce con eficiencia su labor, logrará generar un canal de comunicación con los clientes a través de Internet. Y siendo que en espacios como Facebook e Instagram la estética parece ser un valor central, ¿por qué no aprovechar estas redes como un espacio de difusión para un emprendimiento en este sector?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *