¿Es posible convertir un hobby en un negocio rentable?

¿Sabías que en el Reino Unido el 44 por ciento de los dueños de negocios comenzaron sus empresas como una forma de generar ingresos extra? Este dato divulgado por una compañía de seguros de aquel país entrega esperanza a muchos que desean convertir su hobby en una fuente de ingresos, en un negocio que sea de veras rentable. Ocurre que aquel es el sueño de muchos: que la pasión y el trabajo vayan de la mano.

descarga (12)

Una buena noticia para este impulso es la preponderancia que ha ganado Internet en el mundo de los negocios. A diferencia de lo que ocurría hasta hace no muchas décadas atrás, actualmente es posible dar amplia visibilidad a un emprendimiento personal gracias a los encantos de las redes sociales. Tal como cuenta Martín Koldin, que en 2013 inició un emprendimiento de herrería en La Plata convirtiendo su pasión en un trabajo, Internet le dio la posibilidad de mostrar su trabajo a miles de personas. “Lo había intentado durante la década del noventa y entonces había fracasado. El negocio no funcionó y tuve que volver a un trabajo de oficina. Pero hace algunos años retomé los trabajos en herrería y comencé a publicar fotos en Facebook. Llegó un pedido, después dos y tres, y así cientos. Decidí largar la oficina y dedicarme a mi pasión. Creo que sin Internet no lo lograba”, cuenta Martín, quien realiza trabajos artísticos por un lado y también trabajos de herrería industrial como principal fuente de ingresos.

Natalia Migues tiene una historia similar a la del herrero. Ella trabajaba en una clínica médica como recepcionista y en su tiempo libre creaba tazas en cerámica. Un perfil en Instagram, además del boca en boca entre sus conocidos, derivó en un interesante caudal de pedidos. Decidió dar el salto, invertir en un horno para cerámicos y alquilar un pequeño taller. En la actualidad es dueña de una empresa que vende tazas y macetas en todo el país, con numerosos envíos a diversas provincias. “Creo que el secreto para que tu hobby se convierta en un negocio es la constancia. Todos los días hay que hacer algo por el emprendimiento, aunque sea algo pequeño. Esta frecuencia ayuda a que aquello que hacemos como actividad extra gane un espacio en nuestra agenda y que lo tomemos como un verdadero trabajo, si eso es lo que realmente deseamos hacer”, explica Natalia.

Koldin dice que una de las variables estratégicas en la expansión de su emprendimiento fue el análisis del mercado, pues mientras su negocio se expandía supo por sus primeros clientes acerca de una importante demanda de herreros en zona sur que tengan experiencia y pasión en esta labor. “Creo que es importante notar que no se trata solamente de pasión, también hay que tener un plan de negocios. Si el ánimo es convertir el hobby personal es un emprendimiento rentable hay que seguir los pasos que siguen los emprendedores con experiencia. No se trata de subir algunas fotos a Internet y esperar que lluevan los pedidos. Siempre hay que moverse”, concluye. El caso de Koldin recuerda a uno que repasó la publicación El Territorio, el de un emprendedor de Capioví, en la provincia de Misiones, que convirtió su pasión por la herrería en una empresa con interesantes perspectivas a futuro.

En resumen, aquel que desee convertir su afición es una labor que entregue réditos económicos y sirva como sustento, deberá ser fiel a esta pasión pero también a las reglas que corren para el buen paso de cualquier emprendimiento. Realizar un plan de negocios será una de las claves, sin nunca olvidar la gran ayudar que puede ofrecer Internet para ganar amplia visibilidad.

May 22nd, 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *