El boom de las bolsas ecológicas abre nuevas oportunidades para los emprendedores sustentables

A nadie sorprende que una decisión política tenga una influencia directa en el mundo de los negocios: esta relación es histórica y somos testigos de ella cada día. En este caso, la referencia es para una iniciativa impulsada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que abre paso a nuevas oportunidades para las empresas sustentables. El lector ya se imaginará de qué estamos hablando aquí.

descarga (12)

Para desprevenidos, vale recordar que la justicia porteña ratificó el proyecto del ejecutivo local, encabezado por el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en supermercados y autoservicios, esto en favor del uso de bolsas ecológicas. La medida comenzó a regir el primero de enero del año en curso. Las autoridades recomiendan salir a hacer compras llevando bolsas propias, idealmente ecológicas y reutilizables. Aplicada en otras provincias del país, también se ha visto a comerciantes que entregan las cajas de cartón descartadas para que los clientes puedan cargar allí la mercadería hasta el automóvil. El clásico “changuito” aparece como otra de las opciones en este panorama.

Es preciso subrayar que esta resolución, la cual debió hacer frente y superar una serie de medidas cautelares presentadas por representantes de la industria del plástico, no sólo supone buenas noticias para la salud medioambiental sino que también implica nuevas oportunidades comerciales, máxime para aquellos emprendedores que hace tiempo ya vislumbraron que la sustentabilidad también puede ser un segmento prolífico, uno con amplio margen de desarrollo.

En este caso en particular, si bien el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires fijó un cronograma para la entrega gratuita de bolsas ecológicas, tal como detalla la agencia de noticias Télam; su necesario despliegue abre un interesante espectro de comercialización. Especialistas del sector apuntan que en este nuevo escenario ganará la innovación. Por ejemplo, ha ganado difusión el caso de una fábrica de bolsas ecológicas que se degradan con el agua. Tomando provecho del viento de cola también es posible apostar por modelos coloridos, personalizados, con diversos agarres, etcétera.

Lo cierto es que el movimiento comercial precisa que, en paralelo, acontezca un cambio cultural. El mercado debe acompañar esta necesaria transformación. Tal como cuenta La Nación en un repaso recientemente publicado, se trata no solamente de un cambio en el material de las bolsas o de un nuevo marco legislativo, sino de un verdadero cambio de paradigma. En el mencionado artículo se explica que si bien la medida fue celebrada en el ámbito porteño, muchas cadenas de supermercados siguen ofreciendo bolsas que resultan perjudiciales para el medio ambiente.

El espíritu emprendedor debe analizar esta escena para acompañar el buen hábito e impulsar un cambio de paradigma definitivo en este terreno. Por ejemplo, es posible ofrecer bolsas de friselina, incluyendo diseños estampados para atraer a clientes que desean disponer de modelos originales y personalizados, y por qué no convertirse en proveedores de tiendas pequeñas e incluso apuntar a las grandes cadenas de supermercados, ofreciéndole bolsas ecológicas con logo impreso.

Ecología, beneficios medioambientales, oportunidades para los negocios e innovación; estos son los ingredientes en una receta que con el apoyo estatal parece encaminarse al éxito. Eso sí: deberá acontecer el mentado cambio de paradigma, y este viraje también dependerá de la astucia de los emprendedores locales.

January 24th, 2017

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *